¿Necesito un CRM para mi empresa? 8 señales para saberlo

¿Cómo saber si necesito un CRM para mi empresa? Descubre las señales y síntomas que evidencian que tu negocio necesita un CRM ¡Aquí te lo contamos todo!

8 señales o síntomas de que necesitas instalar un CRM en tu empresa

Tu negocio y tu volumen de ventas crece cada día haciendo que a tu empresa le surjan nuevas necesidades operativas que puedan mantener y mejorar su competitividad en el mercado. Es posible que tiempo atrás cuando manejabas una pequeña cartera de clientes te sirviese con un Excel u otro tipo de archivo para controlar o almacenar los datos de los clientes, pero últimamente estas desbordado y su manejo y utilización te comporta varios quebraderos de cabeza en los que detectes que tu forma de trabajo ya no es optima.

Evolucionar y adoptar tecnologías que hagan más rápido y eficiente tu trabajo ha de convertirse en una prioridad que repercuta en un ahorro de costes y procesos que marquen el éxito de tus resultados finales.

En este post trataremos de identificar algunas problemáticas que pueden estar surgiendo en tu negocio reflexionado sobre ellas: ¿Cómo saber si un CRM es lo que necesita mi empresa? ¿Esta una inversión en una herramienta CRM justificada para el estado actual de mi compañía? Vamos allá.

¿Cómo saber si tu negocio necesita implementar un CRM?

1. Tienes más de una fuente de información

Es posible que todavía tengas almacenada la información sobre tus clientes en antiguas hojas de cálculo, archivos Excel o incluso notas pegadas al ordenador que son sinónimo de perdida de información relevantes, acceso desordenado a los mismos y en varias fuentes. Esto repercute en el tiempo tan valioso que malgasta tu equipo en su gestión.

2. Imposible localizar los datos del cliente

No localizo o tardo demasiado en acceder a datos relevantes de los clientes, como su dirección, su teléfono, mail.

3. Poca o nula visibilidad del estado actual

¿Conoces como tu empresa interactúa con los clientes? ¿A través de que medios? ¿Sobre que tema trataste y quien fue el agente intermediario la ultima vez que un cliente tuvo noticias de tu empresa? Mantener una estrategia coral y que el cliente perciba tu empresa como un ente que personaliza su experiencia y relaciones con ellos, beneficia tu imagen y fideliza al cliente con tu marca.

4. Dificultad para crear informes

Me cuesta mucho trabajo realizar informes sobre mis cuotas de ventas, tanto es así que es un proceso tan tedioso y de difícil acceso a varias fuentes que prefiero no realizarlo. No conozco el rendimiento de mi equipo de ventas y de las campañas realizadas por el equipo de marketing, haciendo imposible la extracción de métricas y KPIs con los que medir el éxito o el fracaso de las labores realizadas y tomar decisiones que mejoren esos resultados.

5. No controlo los flujos de venta

Tienes un equipo de campo con excelentes profesionales que acuden a una gran cantidad de reuniones de las que recopilan muy valiosa información que luego puede ser utilizada para desarrollar una estrategia personalizada de venta. Sin embargo esos comerciales almacenan dicha información en sus ordenadores personales, notas o libretas incurriendo en un riesgo de pérdida de detalles importantes o riesgo de abandono de la empresa haciendo que no se comparta con el resto de la organización.

6. Perdida de oportunidades de venta

Desconozco o tengo desordenados los datos relevantes de cada cliente y eso me impide la toma de decisiones en el tiempo y forma precisos y realizar ofertas y propuestas que merman mi capacidad competitiva en el mercado.

7. Todos los clientes tienen la misma prioridad

Trato a todos los clientes por igual, mis relaciones no están segmentadas y no distingo que valor aporta cada uno de ellos a mi empresa, en que etapa del ciclo de venta se encuentra, en definitiva no puedo personalizar mis comunicaciones algo que repercute negativamente en mis cifras de negocio.

8. Tu SAC genera poca satisfacción

Tu equipo de servicio al cliente se pasa el tiempo gestionando y ordenando incidencias al no tener un proceso establecido que ayude a su gestión y que pueda anticipar y automatizar posibles necesidades repercutiendo en un ahorro de procesos y costes económicos y lo que es más importante en la satisfacción de un cliente que pueda volver a confiar en nosotros.

Si te sientes identificado con una o varias de las señales anteriores, no le des más vueltas, necesitas incorporar un CRM en tu organización.

¿Qué tipo de empresas suelen necesitar instalar un CRM?

Toda empresa que se dedique a transacciones comerciales en formato B2B, B2C o B2B2C es susceptible y adecuada para la utilización de un CRM. Existen diferentes tipos de CRM adecuados a cada tipo de empresa y sector y es virtud de las consultoras que lo implantan como Clarcat, detectar e instalar los módulos o funcionalidades más adecuadas a cada caso, haciendo posible el éxito del proyecto.

¿Qué esperar cuando instalas un CMR?

  • Gestíon de los clientes en un único espacio de fácil acceso a la información
  • Aumentar la productividad de tus equipos
  • Mayor eficacia en cada acción de marketing
  • Informes de alta calidad
  • Acelerar los procesos de venta
  • Mejorar la fidelidad de los clientes
  • Muchas más…

Puedes acceder a esta y más información sobre los CRMs en nuestro post “CRM qué es, para que sirve y como funciona«.

Si necesito un CMR ¿por donde empiezo su implementación?

En Clarcat llevamos años dedicándonos a implantar las mejores soluciones CRM del mercado en muchas empresas de diferentes tipos y sectores ayudando a fortalecer y automatizar las relaciones que tienen con sus clientes y mejorando y optimizando sus procesos de venta.

Ponte en contacto con nuestro equipo de profesionales de nuestra área de Customer 360, los cuales serán los encargados de estudiar tus necesidades y mejorar la productividad de tus ventas en base a tus objetivos.

Foto del avatar
clarcat

Si necesitas una consultora tecnológica de confianza para el desarrollo de tu negocio, Clarcat es para ti

Artículos: 13