Neuromarketing: conociendo la reacción emocional del consumidor

Publicado el 15/01/2020

La transformación digital ha cambiado totalmente las relaciones entre empresas y clientes. Actualmente el consumidor digital expresa casi todas sus peticiones a través de Internet por lo que comprender el comportamiento de los consumidores, debe ser el primer objetivo para una empresa si quiere seguir en el mercado.

¿Por qué elegimos un producto o servicio en lugar de otro? ¿qué motiva nuestra decisión? El precio, recomendación de un amigo, opiniones vertidas en foros, experiencias del pasado pueden ser varios de los factores a tener en cuenta ¿y si te dijera que muchas de estas elecciones no las generamos de manera consciente?

El neuromarketing o neurociencia del consumidor estudia precisamente eso, las reacciones no conscientes. Lo hace aplicando métodos y herramientas como el seguimiento ocular, biosensores o EEG (electroencefalogramas).

Por ejemplo, pongamos que nuestro cerebro reconoce una información de manera no consciente, una imagen, un sonido o un olor y le dota de significado y valor emocional, pues cuando nos decidimos por un producto en lugar de otro es porque ese producto ya era, de manera no consciente, nuestra opción favorita.

Mientras que con las técnicas tradicionales de investigación de mercado obtenemos datos basados en la observación como encuestas, datos etnográficos, big data obtenido del comportamiento digital, etc. El neuromarketing nos proporciona la reacción emocional o cognitiva del consumidor.

Las aplicaciones del neuromarketing en una empresa son numerosas, con ellas podemos conocer entre otras cosas cómo la usabilidad de mi sitio web o la experiencia de compra de mi tienda, si la imagen de mi marca se ve afectada por el precio y si estoy optimizando al máximo mis campañas de marketing.

Por último, para llevar a cabo con éxito un estudio de neuromarketing es necesario contar con tecnología de alta calidad, así como seguir una metodología científica, esto es, algoritmos de decodificación correctos y modelos computacionales que individualicen dichos algoritmos, ya que si cada consumidor es diferente, cada análisis y cada conclusión han de ser diferentes.

En consecuencia, la combinación de ambas técnicas: tradicional y neuromarketing nos ayudarán a conseguir una visión completa del comportamiento del consumidor clave en la toma de decisiones y éxito de las futuras decisiones.